Archivo de la etiqueta: cómo dejar de sentir dolor

¿Cuánto dura el dolor?

El lunes una paciente me hizo esta pregunta:

¿Cuánto dura el dolor?

A ella le contesté lo que pienso de las emociones desagradables que se reflejan en preguntas parecidas como:

“¿hasta cuándo dejaré de sentir angustia?”, “¿cuándo dejará de afectarme?”, “¿cuándo volveré a sentirme bien?, “¿cuándo dejaré de pensar en él / ella?”

La respuesta fue:

 

Entre más luches por:

  • dejar de sentir,
  • controlar,
  • eliminar (y los sinónimos que se te ocurran),

esa emoción que tanto sientes que te lastima, más durará.

Seguir leyendo ¿Cuánto dura el dolor?

¿Comodidad o alivio?

Una solicitud frecuente que hallo en el consultorio (y que yo mismo me demando) es:

Quiero estar bien.

El problema con esta frase es su ambigüedad, pues: ¿Qué es “estar bien”?

La respuesta más sencilla es: quiero dejar de sentir algo desagradable, llámese: dolor, tristeza, angustia, vacío… Seguir leyendo ¿Comodidad o alivio?

El dolor no es malo

Un tema en el que insisto en terapia es el de ser muy cautos con querer eliminar una sensación desagradable.

El dolor, la tristeza, la angustia, la desesperación, no son malas experiencias, son incómodas, pero son una guía.
Psicologos-terapia-de-pareja-en -linea-df-cdmx-narvarte-benito-juarez
Seguir leyendo El dolor no es malo

Por qué sirve exagerar las emociones

emociones-psicolgos-terapia-de-pareja-en-linea-ciudad-de-mexico-distrito-federal-df-cdmx-colonia-narvarte-benito-juarez

De un tiempo para acá no deja de sorprenderme cómo buscamos controlar las emociones de una manera que no da resultados.

Los pacientes que llegan a terapia tienen la intención de dejar de sentir un malestar (ansiedad, celos, tristeza, vacío…).

Conforme la emoción se vuelve más intensa, más se trata de reprimir. En algunas ocasiones funciona, con sus respectivos desequilibrios y costes, pero la mayoría de las veces no.

Las emociones tienden a ser automáticas y espontáneas. No van de la mano con el control, pero sí con la consciencia.
Seguir leyendo Por qué sirve exagerar las emociones