Tu reglamento personal

El dolor, la angustia, la tristeza, el caos…

…son maestros notables.

Sus lecciones son profundas, nos obligan a atender, a enfocarnos, a ser presentes, a ser conscientes.

Cuando algo nos lastima de una manera que no podemos justificar, tenemos una brújula personal que nos posibilita la construcción de un reglamento hecho a nuestra medida.

No es algo que digan nuestros padres, jefes, amigos, psicólogos, ministros, celebridades o libros de superación personal.

La mayor incomodidad que experimentemos nos da la oportinidad de construir nuestros “no negociables” que nos permitirán fluir en la vida.

Cada vez que algo te quiebre, acabas de descubrir un principio personal para tu código subjetivo.

El caos no es estéril, es un mapa. Atiende tu malestar, escúchalo, te descubre tu reglamento personal.

Encontrar sentido en algo que no nos gusta, empieza a disolver la experiencia, además de ser un elemento que nos orienta para romper patrones de frustración.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2021 Arturo Hernández

4 comentarios en “Tu reglamento personal”

  1. A veces lastima porque lo vas grabando en la piel… pero te enseña y protege de dolores futuros.

    Me gustó mucho, Doc… la comparto!

    1. Se ha vuelto popular la costumbre de tatuarse información significativa a modo de recordatorio constante, nuestras cicatrices históricas cumplen un sentido similar que a veces no es tan sutil como nos gustaría, sin embargo, esa profundidad de su mensaje es harto valiosa y práctica para decisiones fururas.

      ¡Gracias por comentar y compartir Soledad!

  2. Es muy cierto que a lo largo de nuestras vidas van quedando cicatrices que jamas sanan, pero que hacemos? Esperamos un milagro…. Pero no llega. Debemos actuar y resolver lo que esté en nuestras manos para ir cerrando esas cicatrices que tanto duelen.

    1. Esas cicatrices, cuando dejan de ser heridas abiertas, son sabiduría, historia e identidad.

      Nos orientan, nos permiten definición, son registros de experiencia, un currículum de vida.

      Aceptarlas e integrarlas permite crrrar ciclos y romper patrones que nos pesan.

      Gracias por comentar Margarita!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *