Archivos de la categoría Depresión

Suelta

Me sorprende lo práctico y fácil que puede resultar alcanzar lo que queremos.

Lo difícil es dejar de ser “lógico” al respecto.

“Querer”, es fácil.  Cualquiera puede querer.

“Esforzarse”, aunque se lea contradictorio, también es fácil. Cualquiera puede esforzarse  y estresarse.

“Quejarse”, es todavía más fácil, y menos funcional aún que “querer” o “esforzarse”.

Lo que es difícil por parecernos contraintuitivo es: SOLTAR, JUGAR, AGRADECER, CELEBRAR.

No creo que sea “malo” querer.

Querer más dinero, querer bajar de peso, querer que alguien nos entienda…

No es malo, es poco práctico.

Lo que me parece súper funcional es:

saber cuando dejar de querer.

Seguir leyendo Suelta

¿Cuánto dura el dolor?

El lunes una paciente me hizo esta pregunta:

¿Cuánto dura el dolor?

A ella le contesté lo que pienso de las emociones desagradables que se reflejan en preguntas parecidas como:

“¿hasta cuándo dejaré de sentir angustia?”, “¿cuándo dejará de afectarme?”, “¿cuándo volveré a sentirme bien?, “¿cuándo dejaré de pensar en él / ella?”

La respuesta fue:

 

Entre más luches por:

  • dejar de sentir,
  • controlar,
  • eliminar (y los sinónimos que se te ocurran),

esa emoción que tanto sientes que te lastima, más durará.

Seguir leyendo ¿Cuánto dura el dolor?

¿Comodidad o alivio?

Una solicitud frecuente que hallo en el consultorio (y que yo mismo me demando) es:

Quiero estar bien.

El problema con esta frase es su ambigüedad, pues: ¿Qué es “estar bien”?

La respuesta más sencilla es: quiero dejar de sentir algo desagradable, llámese: dolor, tristeza, angustia, vacío… Seguir leyendo ¿Comodidad o alivio?

La utilidad del enojo

Hay una pregunta que me hacen  los  pacientes  (y yo mismo me la hago) con frecuencia:

“¿es malo enojarse?”

 

Y yo contesto: “No es malo, ni bueno, es práctico.”

 

De eso trata este post: de la utilidad del enojo…

 

Hace rato escuchaba a mi maestra.

Seguir leyendo La utilidad del enojo