Archivos de la categoría Motivación

¿Comodidad o alivio?

Una solicitud frecuente que hallo en el consultorio (y que yo mismo me demando) es:

Quiero estar bien.

El problema con esta frase es su ambigüedad, pues: ¿Qué es “estar bien”?

La respuesta más sencilla es: quiero dejar de sentir algo desagradable, llámese: dolor, tristeza, angustia, vacío… Seguir leyendo ¿Comodidad o alivio?

¿Cuáles son tus obsesiones?

¿Qué quiero?

Es una de las preguntas más difíciles de contestar. Podemos tener consciencia de ciertos caprichos pasajeros, o de lo que ya nos hartó, pero tener la claridad y coherencia a largo plazo de ¿QUÉ QUIERO? es una incógnita cotidiana.

Es mucho más fácil saber qué no quiero. Por contraste podemos entonces definir lo que sí queremos; sin embargo, esta vía es dolorosa y no da contorno a nuestros deseos más genuinos, sino a una evasión de un bache en nuestra historia.

Creo que hay una manera más amable de darle forma a nuestro “qué quiero” más profundo. Doy un ejemplo a continuación.

Seguir leyendo ¿Cuáles son tus obsesiones?

Sólo una vez

A veces soy muy cuadrado…

Y si me pongo muy estricto con una dieta o un entrenamiento, gente que me quiere me dice para que coma algo rico o descanse: “no es todos los días, date chance.”

Me pasa con frecuencia que darme chance hace que me vaya a  otro lado y me atasque de golosinas o empiece a haraganear. Ahí ya es tarde para darme cuenta de que caí redondito en el engaño de “¿Qué tanto es tantito?”

 

Es una versión personal del slogan de Sabritas con respecto a que no puedo comer sólo una.

 

Hay un detalle interesante en está inercia saboteadora que empieza por un permisito, y consiste en que esa fórmula puede ser bidireccional, es decir, podemos vendernos la idea de que será “sólo una vez” cualquier cosa, tanto algo favorable  a nuestro desarrollo como algo nocivo.

Seguir leyendo Sólo una vez

La utilidad del enojo

Hay una pregunta que me hacen  los  pacientes  (y yo mismo me la hago) con frecuencia:

“¿es malo enojarse?”

 

Y yo contesto: “No es malo, ni bueno, es práctico.”

 

De eso trata este post: de la utilidad del enojo…

 

Hace rato escuchaba a mi maestra.

Seguir leyendo La utilidad del enojo