¿Cuánto dura el dolor?

El lunes una paciente me hizo esta pregunta:

¿Cuánto dura el dolor?

A ella le contesté lo que pienso de las emociones desagradables que se reflejan en preguntas parecidas como:

“¿hasta cuándo dejaré de sentir angustia?”, “¿cuándo dejará de afectarme?”, “¿cuándo volveré a sentirme bien?, “¿cuándo dejaré de pensar en él / ella?”

La respuesta fue:

 

Entre más luches por:

  • dejar de sentir,
  • controlar,
  • eliminar (y los sinónimos que se te ocurran),

esa emoción que tanto sientes que te lastima, más durará.

 

Podría resumir una fórmula:

 

La duración e intensidad de una emoción tendrá la misma proporción que la atención que le brindamos.

 

Y luchar con algo o alguien es la manera más eficiente de brindar atención.

 

No me canso de insistir que sí es posible controlar una emoción desagradable como la angustia, el dolor, la pérdida y la tristeza, pero ese “control” o “eliminación” tiene un costo:

Intereses emocionales.

Si intentamos controlar, o eliminar una emoción, con drogas, alcohol, compras o alimentación compulsivas, una o varias relaciones románticas, saturación de trabajo y otras experiencias que se usen como refugios anestésicos, ganaremos tiempo.

 

Pero eventualmente nos alcanzará la realidad emocional con una cuota de intereses que harán la experiencia que tratamos de evitar mucho más abrumadora.

 

Hay otro detalle que consideré un par de días después de la pregunta de mi paciente:

Hay dolores o pérdidas que nunca nos van a soltar, el fallecimiento de un ser querido o la pérdida de la confianza en una relación.

Y eso no es malo, no es fácil, pero es un elemento de caos que, si se integra, va a enriquecer nuestra personalidad al buscar nuevos recursos para valorar, disfrutar y ser empáticos, que sin esa lesión emocional no podríamos experimentar.

El otro día leía un aforismo que ilustra este punto: el dolor no lo elegimos, es inevitable, es poco probable que tengamos una historia que no traiga cosas amargas, pero el sufrimiento es opcional.

Si por dolor entiendo una reacción natural y saludable para señalarnos que debemos protegernos de un estímulo peligroso…

…por sufrimiento defino la disposición a revivir una experiencia dolorosa de forma crónica en nuestros recuerdos, imaginación o relaciones con la realidad, para tropezar con la misma piedra sin aprender la lección que el dolor trata de revelarnos.

El dolor no lo elegimos, pero pelearnos por eliminar o cambiar algo o a alguien, es una elección, y esa no es dolor, ni tristeza, ni siquiera angustia, esa batalla perdida se llama sufrimiento.

6 thoughts on “¿Cuánto dura el dolor?”

  1. Constantemente escucho homofobia cuando juego smash con amigos, es la razón que dejé el dota competitivo luego de conseguir patrocinio y ganar mi primer torneo presencial en el df como capitán. La gente dice que uno se adapta a estas cosas, pero yo no, nunca creo que me vaya a adaptar a comentarios homofobicos normalizados, y aunque yo pretenda que está bien sé que no lo está, un lado de mi cabeza se hincha, me pongo de mal humor, me da insomnio, etc. Aunque toleres su homofobia, tu cuerpo reacciona, y eventualmente implotas, porque los gays implotan, no explotan como los heteros que reaccionan violentamente con quien se deja. No creo sinceramente que se pueda ignorar, se puede pretender que se ignora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *