El pastelito de nutella

Los mejores $59 pesos invertidos en mucho tiempo.

Hace poco estaba en un restaurante con mi novia y sus primos.

En algún punto nos distanciamos, yo no sabía como acercarme a ella. Tampoco ella mostraba iniciativa. Entre más tiempo pasaba el silencio se tornaba más incómodo.

Con todo y una botella de vino, al menos yo, no lograba relajarme. Cada minuto me volvía más torpe y huraño.

Ni siquiera era orgullo, no tenía la menor idea de qué pasaba y sólo me sentía inseguro.

Una de las experiencias que más disfruto es la conexión con otra persona, entre más significativa es la persona, más grata la experiencia. En consecuencia una de las cosas que más padezco es la indiferencia o la distancia con alguien que me es importante.

Por estos motivos, la brecha silenciosa con la.mujer que me gusta y que estaba a unos centímetros de mí resultaba tan desagradable.

Había visto en la carta del lugar  varios postres, me coqueteó algo parecido a la foto de arriba. Pedí el pastelito de Nutella con frutos rojos.

El mesero llegó con el platito y un par de tenedores. El pretexto perfecto.  Le ofrecí. Acepto.

Lo mejor vino a continuación: yo probé un pedacito del postre…

Una experiencia mística por completo.  Lo que no había logrado la estrategia, ni el vino, lo consiguió el azúcar, la avellana, el chocolate, yo qué sé…

Todo se volvió perfecto con ese bocado. Lo saboreé. Cerré los ojos. Estaba en paz con el mundo.

Ahí fue fácil. No hablé, sólo estire mi mano izquierda y la puse en su pierna, de inmediato mi novia la apretó.

No pensé en su rechazo potencial, ni en el tiempo que había pasado, ni si sería inadecuado mi contacto por la tensión silenciosa.

Sólo quería amplificar la experiencia que me había dado el bocado de pastelito. Era feliz. ¿Cómo podía ser más feliz? Tocando a la personita que me encanta.

Lo hice y todo fluyó. Volvimos a hablar, se diluyó el silencio.  Nos conectamos.

Me asombró como el pastelito, un pedacito de pastel en realidad hace milagros.

$59.00

Eso costó el pastelito. Los mejores cincuenta y nueve pesos invertidos en mucho tiempo; me dieron felicidad, armonía e iniciativa.

No dejes de aprovechar las pequeñas sorpresas que te van a ayudar a resolver grandes problemas.

Hay pastelitos de Nutella y otras herramientas que parecen triviales más cerca de lo que imaginas.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2019 Arturo Hernández

4 comentarios en “El pastelito de nutella”

  1. Muy interesante, Doc!!!

    Es muy gracioso cómo podemos tomar una pequeña “muletilla” para sentirnos más cómodos y avanzar un poquito más de lo que veníamos haciendo.

    Felices Fiestas!

  2. Muchas gracias Arturo, por compartir esta experiencia vivida en ti, en algún momento podríamos estar cualquier persona en esta situación y nos ayudará mucho lo que compartes.

    Felices fiestas,
    Un abrazo.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *