Adicción a la culpa

Psicólogo de ciudad de México, describe cómo sentir culpa con consciencia es un camino para alcanzar la paz.

No deja de sorprenderme lo fácil que es mi tendencia a sentir que podría hacer las cosas mejor.

Esta semana un paciente lo expresaba como el sentimiento de que debería de estar haciendo algo diferente, pero ni siquiera tiene claro a veces ese “algo” que se debería hacer.

Es muy frecuente ese sentimiento de no ser buena persona, o no haber hecho lo correcto o lo suficiente.

Una manera de amortiguar esa sensación brevemente, viene cuando nos sentimos agredidos por alguien. Un familiar, pareja, conocido… En ese instante nos defendemos y dejamos de azotarnos, reconocemos lo que valemos y hemos hecho, vemos las fallas del otro…

Pero pasado el conflicto recaemos, y con más dudas que antes.

Resulta frustrante que entre menos culpa tratemos de sentir, entre más argumentos nos den y nos demos para sentir que hacemos las cosas bien, sólo se incrementa el malestar. Nadie lo ve, pero lo sentimos.

Hace unas semanas le dije a una paciente, y es algo que me digo a mí mismo:

“Cómprate algo lindo y siente remordimiento después.”

La condición es que sea un remordimiento consciente, no uno que se trate de evitar. Lo mismo se aplica cuando comamos, o hagamos cualquier cosa que tenga una frontera entre algo que sentimos que es bueno, pero que nos estresa a continuación.

Si hay culpa, es una experiencia que nos brinda una oportunidad para conocernos y para romper ese patroncito rancio que nos incapacita para disfrutar.

Saborear la culpa, preguntarnos cómo nos maltrataremos, preguntarnos con disposición cómo es sentir esa culpa, es la manera más pronta para empezar a sentir paz y volver a disfrutar.

 

 

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2019 Arturo Hernández

2 comentarios en “Adicción a la culpa”

  1. Suscribo, Doc!
    Culpa es una palabra tan normal en mi vocabulario que a veces ya ni cuenta me doy que la empleo / siento.
    Ahora la hago más conciente, ese es un hecho, la siento porque sé que la voy a sentir si hago o dejo de hacer tal o cual cosa. Últimamente lo que me funciona es decir “igual te vas a criticar, mejor házlo y critícate con provecho”… Mi crítica me generará culpa y entonces me generará tristeza y entonces me obligo a que pase tal cual “debería” pasar.
    Muy bueno, Doc!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *