Cómo dejé el insomnio

Se me ha dado dormir poco la mayor parte de mi vida, con su respectiva cuota de cansancio.

A finales del año pasado me encontré con una idea recurrente: el descanso es indispensable para una vida armónica; en consecuencia, robarle horas al sueño merma la felicidad y la salud.

Comencé a darle más atención a mis horas de sueño, pero al hacerlo por un sentido de obligación, me estresaba y más trabajo me costaba dormir.

Una estrategia que me funcionó, y que no había hecho consciente aún cuando la había experimentado en algunas vacaciones fue tomar siestas.

¿Por qué funcionan las siestas?

Tenía el prejuicio que si dormitaba durante el dia, alteraría mi sueño en la noche.

Por el contrario, las siestas me ayudan a practicar la habilidad de dormir, a reducir ritmo, desocupan espacio en la cabeza, y aletargan mis emociones.

Como cualquier hábito que no nos resulta automático, el sueño, necesita entrenarse si uno tiende por costumbre al insomnio y la vigilia.

Además, muchas veces el agotamiento impide relajarse y descansar, cuando más cansado emocionalmente me encuentro, me da por ver el celular sin propósito “para relajarme” lo que me deja más  estimulado y con más dificultad para conciliar el sueño.

Respecto a reducir el ritmo, el cerebro es como un caballo o una locomotora: no es muy adecuado frenarlo de golpe. Cuando hago pausas durante el día, con siestas, meditación o  caminando, bajo marchas como con las velocidades del coche para que me resulte más natural descansar por inercia sin tanto pensamiento intrusivo.

Si sientes que no descansas o tienes un tema con el insomnio, prueba a tomar alguna que otra siesta, aunque parezca que no tengas tiempo, será una inversión en energía y disposición que incrementará la calidad y disfrute de tu desempeño cuando tus ojos estén abiertos en los días siguientes.

En esta época, el valor del sueño está subestimado.

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2021 Arturo Hernández

4 comentarios en “Cómo dejé el insomnio”

  1. *En esta época, el valor del sueño está subestimado…*
    Tienes tanta razón!!!
    Veo en redes gente midiendo su éxito por las pocas horas que duermen, en lo personal lo veo al revés… la gente que puede ser lo suficientemente organizada para dormir a sus horas, comer a sus horas y pasar el tiempo de calidad con su familia en su momento es una verdadera persona que ha sido exitosa.
    Gracias por los tips, DOC!!!

  2. Gracias por la información compartida mi querido amigo, te cuento que a mi me pasa que exactamente ya cuando cierro los ojos para dormir se me activan unas alarmitas que me dicen levantate!
    no es siempre peeeeero oshh que molesto es. abrazo grande 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *