Compasión contigo

* El siguiente texto es un fragmento de Lo Único que Importa de Neale Donald Walsch.

¿Qué tan alta está la barra?

Hablemos un poco, por favor, de las expectativas. Específicamente, las que te fijas para ti mismo.

[…] ten cuidado de no “fijar la barra” demasiado alta en términos de cómo o cuándo llegar allí. 

[…], todo lo que haces te lleva adelante en la senda de la evolución, así que no te regañes ni te atormentes por no “hacerlo bien” […].

Nada te hará sentir entrampado más rápidamente que esperar lo imposible de ti mismo.

No estás obligado a ser o hacer nada, y nada se exige de ti.

[…] eres libre de expresar y experimentar todo en la Vida exactamente como tú elijas, y no habrá “juicio” o “castigo” involucrados.

[…] la Conciencia Amplia fluctúa.

La iluminación no es como quitarse las amígdalas, que una vez hecho está hecho.

[…] hay una manera de poner fin a los “altibajos” […]. Esa manera es utilizar la Compasión cuando te observes expresando menos que tu Conciencia Amplia más elevada.

Permítete notar que eres tal como necesitas ser, justo cuando necesitas ser, […].

Es imposible que cometas un error.  Sólo es posible dar pasos que continúen llevándote hacia tu destino.

[…] Tus acciones -aun aquellas que calificaría de errores- no podrían ser más perfectas para encender tu recuerdo de todo aquello que eliges recordar, para experimentar todo aquello que eliges experimentar, para ir a todos los lugares que eliges ir, […].

La intención del Alma nunca es llevarte hasta el límite, sino siempre invitarte a superar tus límites. De camino a allá, sé amable contigo mismo. […].

No estás haciendo nada mal.

Estás simplemente recordando. […].

Ten Compasión por ti mismo. Eres valiente y bueno, y te lo mereces.

Y cuando emplees esta maravillosa herramienta, por favor asegúrate de dirigirla a los demás también. Ellos igualmente están recordando ahora. […].

Mientras más uses la Compasión para ofrecer a los demás estos dones, mayor será tu familiaridad con esta herramienta notablemente sanadora, y te resultará más fácil usarla contigo mismo.

[…] el milagro de la Compasión es que incluso si encuentras el borde de ella, si tocas apenas su punta, se derrite el iceberg. El efecto es instantáneo. El corazón se abre.

Y de pronto, cuando el corazón se abre, la Mente se abre. Puede escuchar cosas que no había oído antes.

[…], en el espacio de la Compasión, lo que realmente importa se hace claro. […]. La Compasión genera claridad.

Así que usa esta herramienta a menudo. Encontrarás que su efecto es circular. Mientras más te otorgues a ti mismo, más tendrás para dar a otros.

Lo Único que Importa, de Neale Donald Walsch, Grijalbo, México 2015, págs. 183-189.

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2020 Arturo Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *