Malas noticias, buenas noticias.

Muchas cosas no van a salir como yo quiero, espero, ni mejor que mis expectativas…

Lo cual hace que me diga:

Las malas noticias  son:

Vas a perder dinero, te van a rechazar, vas a equivocarte…

Sin embargo, me alivia mucho reconocer las buenas noticias:

NO TE VA A DOLER COMO ANTES.

Sólo hay una condición para que este pronóstico sea cierto:

Me conviene…

…no “tengo que”, ni “debería”, no estoy obligado…

…sólo ME CONVIENE:

ESTAR EN PAZ CONMIGO.

Me voy a “pelear” con el mundo, mi pareja, mi familia, mis amigos, el gobierno, el trabajo, las circunstancias, la economía, la injusticia social…

Cada quien tiene sus enemigos cotidianos…

Pero sí soy consciente de resolver la guerra más fuerte (aunque también la más sutil) de todas, el resto de las batallas:

se resolverán,

o no me engancharé,

o no me afectará de forma crónica: la viviré como una piedrita en el zapato más que como una fractura de tobillo.

Esa batalla a conciliar está  a mi alcance: es conmigo.

Cuando me juzgo, me critico, me azoto… me peleo conmigo, un recurso muy popular, es buscar un enemigo afuera que me distraiga de esa guerra con mi sombra.

No dejo de insistir sobre esta maña que tenemos como un medio de autoprotección superficial:

ver la paja en el ojo ajeno, nos ayuda a eclipsar nuestras cataratas.

Es por eso que si hago consciencia de abrazar mis incongruencias, aceptarme y amarme con ellas, en lugar de obligarme a cambiar de manera superficial, dejaré de utilizar la fricción con el mundo, y por tanto disminuiré mi hipersensibilidad a los inconvenientes cotidianos.

En ese punto encontraré más visión  y recursos para ver un “problema”, como una experiencia que puede ayudarme a crecer.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2020 Arturo Hernández

3 comentarios en “Malas noticias, buenas noticias.”

  1. Como dicen, cambiar el “por qué me pasa esto a mi?” a “qué me está tratando de enseñar esto?” lo cambia todo porque las cosas no nos pasan a nosotros sino PARA nosotros.

    Saludos!

  2. Como dicen, cambiar el “por qué me pasa esto a mi?” a “qué me está tratando de enseñar esto?” lo cambia todo porque las cosas no nos pasan a nosotros sino PARA nosotros.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *