¿Cómo se siente?

“¿Cómo se siente?”

Es la pregunta que me hago cuando me siento mal, de verdad mal.

Algunos ejemplos son:

¿Como se siente Arturo angustiado?

¿Cómo se siente pensar que no tengo tiempo suficiente?

¿Cómo se siente pensar que haces mal las cosas?

¿Cómo se siente que deberías de estar haciendo algo diferente, algo “más productivo”?

¿Cómo se siente pensar que no tienes suficiente dinero por más que generas?

 

Un equivalente de la pregunta inicial consiste en:

“¿Cómo es?”

¿Cómo es la pelea que se da en tu cabeza?

¿Cómo es argumentar contigo mismo?

¿Cómo es querer dejar de hacer lo que estás haciendo por otra cosa que sientes la urgencia de resolver?

¿Cómo es compararte con los demás o contigo en un momento en el que consideras que fuiste mejor, más fuerte o más feliz?

¿Cómo es dejar de saborear lo que estás comiendo en este momento por pensar en otra cosa?

¿Cómo es juzgarte para devaluarte hagas lo que hagas?

 

Esos son algunas de las múltiples situaciones en las que aplico mis preguntas: “¿Cómo se siente..?” y “¿Como es..?”

Hacerme esas preguntas me obliga sin esfuerzo a hacer una pausa en un momento de autocrítica difusa que me abruma.

Hacer esa pregunta, me hace consciente y frena el sufrimiento.  Me hace darle forma al presente de una manera distinta.

 

En lugar de pelearme con algo abstracto, una emoción, un recuerdo, una interpretación, una fantasía, que se hace más fuerte entre más trato de reprimir, prefiero preguntarme cómo es ese “malestar”, no como un juicio, sino como si mirara algo ajeno a mí, moverse.

No lo rechazo, juego con eso, no dejo de analizar, sólo cambio el enfoque.

Inténtalo.  La próxima vez que te sientas mal por algo, pregúntate cómo se siento eso.

¿Dejas de respirar?

¿Se te aprieta la garganta?

Esas cosas en las que encuentres respuesta, van a frenar el miedo, el dolor, la inercia de pensamientos que te lastiman.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2020 Arturo Hernández

4 comentarios en “¿Cómo se siente?”

  1. Doc!!!
    Ya me estoy haciendo experta en eso… en provocarme la sensación solo por morbo o por pasar por todas las etapas de una buena vez y quitarme ese malestar.
    He aprendido a cacharme cuando voy a tener un mini ataque de ansiedad o de pánico, cuando voy a deprimirme y simplemente las dejo fluir, incluso hasta las saboreo, sé qué es lo que se siente y sé lo siguiente que sentiré así que no me toma por sorpresa y a veces hasta me cuento el final.
    Gracias por la entrada, Doc!

  2. Es un poco lo que Eckart Tolle establece en su libro “The Power of Now”, cuando nos enfocamos en la sensación que tenemos, cuando nos fijamos en nuestro cuerpo nos obligamos a estar en el instante, el momento.
    El pasado ya fue, el futuro aún no llega, lo único que tienes es este instante. Cuando aprendes a ver la vida por lo que es, “este momento”, dejamos de sufrir y empezamos a conectar con nuestra verdadera esencia.

    1. Es correcto Cristina.

      Además de Tolle hay otro par de textos que sugieren una idea similar para ser presente y dejar de sufrir sin clavarnos con juicios y malestares:

      “Autoliberación interior” de Anthony de Mello y “La Maestría del amor” de Miguel Ruíz.

      ¡Lo mejor para este 2020!

      ¡Gracias por comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *