¿Cómo reducir el sufrimiento?

“NO TE AFECTAN LOS ACONTECIMIENTOS, SINO LA INTERPRETACIÓN QUE HACES DE ELLOS.”

Es una idea que procuro tener en momentos que me siento desorientado o confundido.

Creo que si algo me inconforma demasiado o con frecuencia, existe una posibilidad de  que me convenga hacer un análisis de mis expectativas.

Si reacciono a algo de inmediato sintiendo que es malo o negativo, tengo una invitación a  revisar cuándo empecé a definir esa experiencia con ese adjetivo.

Muchas veces puede que me duela algo, pero esa molestia se vuelve crónica cuando recuerdo o cuando anticipo algo que ya pasó  o que quizá nunca pase de manera concreta.

A mi parecer hay una secuencia que si desmantelo disminuirá mi malestar frente a algo que no me gusta.

1. Mi interpretación de algo, esto es, cómo lo recibo, va a venir filtrado por:

 

2. mis juicios, que son los atributos que yo le pongo a la realidad, y que van a definirse por:

 

3. mis creencias, es decir: la manera en que mi cultura (padres, escuela, conocidos, medios de comunicación), me orientan para integrarme en un grupo que comparte una estructura de valores común.

Puede que exista un dolor físico real, que es una señal que me indica que tengo que atender algo, pero la mayor parte del sufrimiento que vivo es mental, por no atender ese dolor real y dejarlo crecer, o por imaginar la posibilidad abstracta de ese  dolor.

Cuestionar algo que me duele, me angustia, me da miedo, me preocupa, me entristece, me ofende, me avergüenza… pone pausa a la emoción, y justo por que mi cerebro necesita algo en que trabajar siempre, orienta mi atención a lo que me abruma, desde un ángulo menos dramático, más neutral, más distante y, por ello mismo, más cercano al alivio y la claridad.

Una estrategia para reducir el sufrimiento es, en consecuencia, distinguir el dolor concreto (que es una señal concreta para moverme por la vida), del dolor mental (que en mayor medida es una carga innecesaria de malestar que me vuelve reactivo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *