Construye tu refugio

Construye tu refugio.

Puede ser tu paraíso.

Defino lo que para mí es un refugio: un espacio, un momento, una relación que me permite reestructurarme.

Creo que en parte por eso se me dificulta tomar vacaciones. Porque tengo microvacaciones a cada rato.

Leía que un condicionamiento muy triste que tenemos desde pequeños en la escuela hasta adultos es la idea de que desde el lunes hasta el viernes son días para trabajar, mientras que sábado y domingo son días para descansar y relajarse…

Escribo “triste” porque me parece poco equilibrado la proporción de 5 a 2.

Incluso si disfrutas tu trabajo.

Se ha vuelto una condición cotidiana el estrés, por levantarse a una hora que no queremos, para meternos en un tráfico que nos abruma, y llegar a un trabajo en el que estamos viendo el reloj para saber qué tanto falta para comer o salir, ya no se diga el calendario para anhelar la llegada de la quincena o del viernes.

La tensión no acaba ahí, sino con una pareja que debería ser más empática y familiares y amigos que no nos valoran.

Y podemos agregar el calentamiento global, la delincuencia, la corrupción, las deudas con sus respectivos intereses, los gastos inesperados que surgen…

Un panorama complicado.

Por eso el título de esta entrada:

CONSTRUYE TU REFUGIO.

Una vez a la semana, por lo menos, en promedio tres, me despierto con mucha ilusión. A lo mejor tengo problemas,  quizá tengo ansiedad o las cosas no salen como siento que merezco. Aún así esa mañana me doy chance de emocionarme, desayuno con calma, medito si me da tiempo, y me voy mugroso para bañarme después.

Son 7.20am. Hace fresco, camino con o sin música por calles de la del Valle, empiezo a ver el acelere de mucha gente que va al trabajo o a la escuela y llego a una cafetería. Me sé el nombre de todos los empleados. El negocio está vacío hasta pasadas las 9 a.m.

Me pongo a leer y escribir por hora y media.

Depende la temperatura del café, me lo engullo o lo administro.

Levantarme con intención del café es el pretexto, caminar por la mañana para hacer cosas que a mí  me encantan (leer y escribir), estar en la cafetería vacía, es mi refugio, templo y paraíso. Es un lugar de recreo, sin un propósito concreto más que pasármela padre.

De ahí a veces salen muchas fotos de estas entradas, verbigracia:

Mi refugio, mi templo, mi paraíso, mi vacación.

Puede parecer ñoño o trivial, pero esa hora y media que a veces se vuelve más, me inspira a levantarme sin alarma de la cama calientita, es mi momento más egoísta.

Me pone de buenas para hacer varias actividades, me da chance de olvidarme de lo que no sucede como quisiera. Es una pausa muy rica.

Así como ese café tengo otros múltiples refugios.

Como lo mencionaba al principio, también hay relaciones que me permiten poner a un lado la monotonía y los problemas, también hay otros lugares en donde me desconecto y pongo el celular bien lejos y en silencio, para clavarme con experiencias que sin esfuerzo me demandan ser presente.

Si estás estresad@, aclárate si tienes refugios y púlelos, si no los tienes, creo que podría ser una experiencia agradable construir alguna trinchera que te permita recuperarte de los trancazos que te va a dar la vida.

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2019 Arturo Hernández

8 thoughts on “Construye tu refugio”

  1. Leo y reflexiono, como a veces no le ponemos nombre a las cosas. por ejemplo tu explicas que es un Refugio y cuándo eres falto de información o puntos de vistas no sabes cómo responder esas cuestiones, ahora ya se que ir de viaje a Hidalgo es algo que me alimenta mucho mis ganas y que tengo que hacerlo más seguido idem ser tenaz con despertarme y salir a hacer ejercicio que es algo que me da energía.

    Gracias de nuevo

  2. Vaya, DOC…
    Actualmente he encontrado refugio en mi misma, cuando aprendí a vivir conmigo… sabes?
    Además, entiendo esto como cuando digo “Ves porqué me siento más a gusto en…”
    A veces también lo encuentro en casa de mi mamá, cuando estoy sola con ella y puedo platicar como antes de que se enfermara.
    Buena entrada, Doc. Gracias!

    1. No había considerado esa posibilidad…

      La de refugiarnos por momentos en nosotros mismos…

      Y eso que es la única persona con la convivimos 7 / 24.

      Además concuerdo en la conexión con seres queridos como una experiencia que permite tomar perspectiva y renovarnos.

      ¡Gracias por compartir Soledad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *