Doble felicidad

Reciente mente leí una definición de ‘felicidad” que me pareció muy integral.

 

Felicidad es un equilibrio entre:

PLACER y PROPÓSITO.

Placer supone lo que nos hace sentir bien en este momento, por ejemplo fumar, ver televisión o comer golosinas.

Propósito implica experiencias que en sí no resultan gratificantes, pero que durante su ejecución o al concluirlas, dejan un regusto de satisfacción, como hacer limpieza, cuidar a un hijo.

La mezcla de ambos sectores genera la felicidad.

 

3 thoughts on “Doble felicidad”

  1. Sigo sin solucionar mi vida porque descubrí que me falta valor. Cada que quiero intentar resolver el problema que me está matando, huyo de el y prefiero hacer y pensar en otras cosas. Tan simple que es………. Si tuviera el valor !!!!!

  2. Mi propósito es tener una vida más simple que me permita disfrutar mis pequeños placeres, como por ejemplo, durante toda una semana puedo proponerme limitarme de ciertos alimentos o bebidas pues se que el fin de semana obtendré cierto placer al irme con mi banda a comer unos tacos y tomarme unas cervezas… Eso me implica esforzarme durante cierto tiempo pero sé que obtendré un cierto placer al final de todo pues, lejos de solo “darme el gusto de comer o beber” podré compartir el tiempo con la gente que me aporta mucha felicidad.
    O como cuando pago completamente mi tarjeta de crédito aunque sé que el resto del mes quizás me tendré que limitar de algunos gastos superfluos pero al mismo tiempo me generará la tranquilidad de no deberle al banco…
    Duele al principio pero al final te hace feliz.
    Gracias, Doc!

    1. Entre saber postergar la gratificación y encontrarle un sentido al “dolorcito sabroso” de ciertas experiencias, podemos optimizar los rendimientos de nuestronplacer y de nuestro sentimiento de propósito, e incluso mezclarlos como compartes Soledad.

      ¡gracias por comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *