Nuestros 3 miedos.

Hay una idea que me ayuda a estructurar el malestar, tanto a nivel personal como en el trabajo con mis pacientes; consiste en que todo lo que interpretamos como un problema en nuestra vida se reduce a 3 miedos fundamentales:

1. El miedo de la separación.

2. El miedo de ser insuficiente.

3. El miedo de la incertidumbre.

1. El miedo de la separación, supone la angustia de abandono. La preocupación por la soledad, por el rechazo, por perder a alguien y la necesidad de reconocimiento, son manifestaciones de este temor.

Surge de la idea de que estamos separados. Es un sesgo que genera la ilusión de aislamiento y pierde de vista que somos parte de algo más grande y que jamás hemos estado desconectados. Es evidente desde un bebé que entra en pánico porque por un momento dejó de ver a su madre, hasta la angustia que se genera en las relaciones de codependencia cuando se vive la posibilidad de concluir la relación.

 

2. El miedo de ser insuficiente, surge con nuestras expectativas artificiales de perfección cuando pensamos o sentimos que seremos felices, estaremos satisfechos o nos sentiremos libres cuando algo externo suceda, un logro, el reconocimiento, una meta material…

Esta interpretación de la realidad, no alcanza a percibir que somos suficientes en este instante y que tenemos lo que necesitamos aquí y ahora.

Este miedo puede reducirse a la imagen del burro que tiene una zanahoria atada frente a él y que la persigue sin llegar a alcanzarla.

 

3. El miedo a la incertidumbre consiste en rechazar la realidad del cambio y en dejarnos llevar por la intensidad  de las emociones, luchando por concluir una experiencia que no nos gusta y aferrándonos a algo que nos complace. Negar los ciclos y contrastes de la naturaleza y obligar un tiempo lineal que es un artificio humano, hace que algo que nos duele, se vuelva un sufrimiento crónico por no querer aceptar lo impredecible.

 

En mi experiencia subjetiva tomar este triunvirato de miedo para orientarme cuando algo me rebasa, me ayuda a ponerle perspectiva a lo que califico como “problema” para empezar a interpretarlo como “reto”, después como “lección” y por último como “herramienta” que la vida me entrega.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2021 Arturo Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *