Falla

Esta semana le comentaba a 2 pacientes en diferentes momentos la manera de pasmar esa vocecita interna que tenemos para juzgar y devaluar todo lo que hacemos.

Es frecuente que cuestione mis decisiones.

Que piense que pude hacer mejor cualquier cosa.

Si duermo mucho, me pregunto por qué no aprovecho el tiempo, sino duermo, me digo que debería descansar más. Si ahorro, me digo que debería darme chance de disfrutar, y si gasto, que moderarme sería prudente.

Con movimientos pequeños y grandes surgen autocríticas dentro de mi cabeza.

Es cansado.

Pero una manera que me funciona para eliminar ese ruido de juicios insatisfechos de mi propia consciencia supone decirme:

FALLA

Y entonces me muevo.

Si me pido fallar, ese discurso que me dice que debería hacer las cosas de forma óptima se calla.

Es tan absurda la indicación que todo lo que acostumbro decirme se detiene.

Ordenarme que falle es contradictorio. Empero es efectivo. No hay pierde.

Si me muevo y me equivoco habré callado a esa vocecita. Hice la s cosas “bien” después de todo.

Y puede que ocurra una sorpresa: que el resultado sea favorable a mis intereses originales.

La vocecita se tardará un rato en reaccionar, pues si iba a equivocarme, cualquier beneficio concreto obtenido es un bono.

 

Toda la vida he sido muy inseguro, temo causar molestias  a la gente,  desconocidos y cercanos.

Encuentro muy práctico para quitarme esa tensión por incomodar a alguien deirme: “FALLA” y sus derivados:

“Incomoda”, “estorba”, “vuélvete un cliente fastidioso”…

Esas intenciones me digo cuando me vienen momentos de duda o inseguridad.

Son tan grotescas que hackean a protocolos internos rancios de autocrítica y autolimitación.

 

Prueba lo aproxima vez que haya titubeos: menciona en silencio en tu cabeza: “Falla” y muévete.

Falla propositivamente.

No existe el fracaso.

2 thoughts on “Falla”

  1. Wow… generalmente mi juez interno es demasiado fuerte, demasiado rudo, demasiado listo, demasiado todo… la psicología inversa incluso es fuerte para terminar juzgándome.
    Inentaré aplicarlo, DOC.
    Esta vez si me dejaste sin palabras…
    =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *