No seas ambicioso

Durante mucho tiempo, y aún sucede, me generaba culpa no conseguir ciertos objetivos en tiempo y forma, o no conseguir una “vida equilibrada”.

Entre frustración por no hacer las cosas de manera óptima o culpa por de plano no moverme, me doy cuenta de que hay una manera de anular pensamientos de indecisión que esperan las condiciones adecuadas para empezar grandes proyectos que digo que quiero y simplemente no ejecuto.

Esa manera implica dejar de ser ambicioso.

No aspirar alto.

Ser menos que mediocre.

Pero…

Moverme de inmediato.

Moverme con algo pequeño y concreto en este momento con algo afín con eso que digo que quiero.

Si hago ese movimiento suceden por lo menos dos cosas:

Primero, es muy probable que no quede en ese único acto pequeño y mediano que decidí implementar, sino que se da inercia para continuar algo que ensayado en mi cabeza me parecía monumental.

Y segundo, me doy cuenta si esa experiencia es cocherente conmigo, si me hace sentido o si no me mueve. Si mi acción me atrapa en una trayectoria fluida que disfruto, sigo; si me empieza a pesar, puedo dejarla y pasar a otra cosa con la ventaja de que ya no me hará ruido en la cabeza hacer algo que creo que me conviene aunque no lo he experimentado.

Así que si tienes algun proyecto desde hace tiempo y no encuentras el tiempo, el dinero, o lo que sea para hacerlo de la “forma adecuada”, no seas ambicios@, juega y empieza a hacer algo pequeño, evidente e inmediato coherente con eso que dices que quieres experimentar.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2019 Arturo Hernández

2 thoughts on “No seas ambicioso”

  1. DOC!
    Yo soy muy radical (creo), no puedo con medios pero, a veces hago “movimientos pequeños” para actualizar mi estado de ánimo… me funciona aunque a veces me causa estrés post traumático… Lo que hace que me mueva es la ansiedad, la incertidumbre, por lo tanto pienso: Hazlo o no lo hagas pero no a la mitad… Porque si realmente lo quiero, me muevo… si no me muevo es porque definitivamente no lo quiero.
    Literal, me aviento como gorda en tobogán, aunque eso haga que después me sienta caóticamente revuelta.
    Me resulta divertido, al menos hasta ahora
    =)
    Gracias por la entrada, DOC!

    1. Tengo muy presente la idea de los riesgos de una actitud de “por lo mientras”, Soledad, y una manera construir inercia y romper una dinámica de incertidumbre en la mayoría de las personas, cupone empezar con algo pequeño.

      ¡Qué padre que ese no sea tu caso!

      Te ahorrarás mucho tiempo y desgaste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *