Gustos culposos vs. Gustos orgullosos

 

gusto-culposo-de-psicologo-mexico-df-cdmx
Portada de mi gusto “orgulloso”

 

Conozco a alguien que una vez me compartió que En busca de la felicidad, la película de Will Smith, era un gusto culposo que tenía frente a sus amigos aficionados a películas de arte.

 

Así escuche del reggaetón, de otra persona…

 

…A mí me gustan los comics, yo creo que ése sería mi gusto “culposo”, en el sentido de que no es lo primero que cuente cuando conozco a alguien, ni siquiera es un dato frecuente que saque a relucir…

A veces, me gana la apariencia, el miedo al que dirán o la necesidad de verme sofisticado…

 

En esa inercia de apariencia es donde aparece la “culpa” de un gusto. A lo mejor más que culpa sería “vergüenza”, pena de ser juzgado de infantil, inmaduro o freaky.

 

De esos gustos “vergonzosos” creo que tengo varios, alguna vez leí  que todos tenemos nuestros “vicios”, cosas que nos gustan que no necesariamente son convencionales a nuestros contextos.

 

En otro libro leí que no existen los gustos culposos, que sólo existen los gustos a secas, y que sería padre ser leal sin vergüenza a nuestras aficiones, si no van en contra de nuestra salud o de la de alguien más.

 

Antier me compré una revista en un Sanborns. Yo creo que tenía más de un año de la última vez que compré un comic, y antes de esa ocasión no hallo en mi cabeza la penúltima compra.

 

Disfrute mi revista echado en un sillón ayer domingo… y aquí viene otra característica de los gustos “culposos”: no tienen ningún propósito.

 

Leí mi revista como en 3 horas, no quería ser más rápido, ni ganar más dinero, ni ahorrar energía, ni mejorar como persona, ni bajar de peso, ni ser más profesional, ni incrementar mi inteligencia o tener tema de conversación.

 

Fue una auténtica delicia, leí mi revista por el puro placer de fantasear o ver dibujos. Sin meta, sin presiones, sin expectativas. Fueron tres horas de vacaciones, que me renovaron para, después, querer ser más lo que no había buscado en mi historieta (de chico le llamaba “cuento”).

 

Te invito a que la próxima vez vivas tus gustos sin culpa, remordimiento o vergüenza. No tienes por qué sentir pena de algo que te llama y te da identidad, de algo que te apasiona y te hace ser niño nuevamente.

 

Tus gustos te definen… Tus gustos los demuestres o no,  sería padre verlos y sentirlos como gustos orgullosos.

 

 

Arturo Hernández Vera, especialista en dependencia emocional, infidelidad, celos y resolver ruptura de pareja

Psicólogos y terapia individual y terapia de pareja en el D.F., ahora CDMX.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016 Arturo Hernández

8 thoughts on “Gustos culposos vs. Gustos orgullosos”

  1. ¡Jamás lo hubiera imaginado!
    Creo que lo único malo de los gustos culposos es que nadie habla de ellos… entonces piensas que son “culposos” porque eres la única persona que los tiene, y por eso creamos la idea que son “vergonzosos”.

    ¡Saludos!

  2. Una de mis películas favoritas es “El Gran Pez”, porque me identifica mucho al personaje principal Edward Bloom, y el mensaje con respecto a los gustos culposos, es que Edward siempre tiene una mentalidad de niño y se entrega con pasión a todo aquello que lo motiva. Y es eso lo que debemos ser en el día a día, niños al momento de disfrutar nuestros gustos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *