Psicologos DF: Cómo perder sin que te duela

Cómo perder sin que te duela


La semana pasada leí un cuento que venía en un libro de Jorge Bucay, me gustó mucho y decía más o menos así:

Psicólogos DF psicólogos Colonia del Valle psicólogos dependencia emocional terapia de pareja psicólogos México Psicólogos Benito Juárez
A veces atesoramos, ese apego genera dolor

En un mercado de oriente, había un monje vestido con harapos.
Pedía limosna en el enorme bazar atestado de gente, cuando un hombre un hombre le tocó el hombro y le dijo:

-¡Oye! ¡Dame mi tesoro!

El pordiosero se quedo extrañado y le dijo que no tenía nada que ofrecerle. El hombre insistió y agregó:

-Un mago me dijo que si venía a este mercado el día de hoy, buscara al hombre más miserable que pudiera encontrar, que me acercara a él y le pidiera mi tesoro…
Llevo un rato andando, y no hay nadie con una apariencia más pobre que la tuya, así que tú eres el que debe darme mi tesoro…
¡Dame mi tesoro!

El monje se quedo mirando al sujeto que le gritaba, se agarro sus harapos y luego un morralito deshilachado que le colgaba de un hombro, metió su mano a la bolsa y saco un enorme diamante.

El hombre que lo había abordado se sacó de onda. El mendigo le dio el diamante:
-Supongo que este es tu tesoro, tómalo, a mí ahora no me sirve de mucho.

-¿Cómo? ¿Así nada más? ¿No hay un truco o algo? ¿Es de verdad?

El desconocido bombardeaba al pordiosero con toda clase de preguntas, mientras trataba de comprender lo que estaba pasando.

-Es de verdad. Llévatelo.
-Pues… Gracias –respondió el hombre del tesoro-.

Irónicamente, el monje siguió pidiendo ayuda entre la gente del mercado.
Después de un rato, el hombre del diamante regresó y le dijo de nuevo:

-¡Dame mi tesoro!

El pordiosero le contestó que no entendía, que ya le había dado el diamante, qué más quería.

-Toma el diamante, enséñame a soltar sin que me duela, como tú lo hiciste.

Es muy frecuente que en un momento de dolor sienta que me quiero quitar un pedazo de mí para que ya no me lastime la pérdida de una persona, lo mismo se aplica a cuando pierdo dinero o fallo en algo que quiero…

Hace poco leí que es genio aquél que ve como aparente lo que no es cómodo y sabe soltarlo para dejarse sorprender por nuevas experiencias…

Si sigo esa línea, es muy padre ver que en el momento en el que me atrevo a soltar recuerdos, facturas añejas, una relación que me lastima, dejo espacio para la llegada de algo inesperado que me repara.

 

Arturo Hernández Vera especialista en dependencia emocional, infidelidad, celos y resolver ruptura de pareja
Psicólogos y terapia individual y de pareja en el D.F. División del Norte # 313, entre Prvidencia y Adolfo Prieto, Cólonia del Valle, Delegación Benito Juárez.

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016 Arturo Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *