Si no confías en ti, cómo esperar que los demás confíen en ti

Bono de la plática

 

El sábado en la noche me tomaba un chocolate  y panes de dulce con unos amigos.

Una amiga decía algo que me hizo ruido:

… no me lo tomé personal, ni me sentí agredida, ahí me di cuenta, si yo no confiaba en mí, los demas tampoco iban a confiar en mí.

 

Ella compartía un momento de su vida en el que tuvo que tomar un curso bastante caro para poder realizar una actividad.

Aún cuando ella no creía que podría pagarlo (y reconocía que una parte de ella sentía que no merecía), se organizaron varios factores para que ella pudiera hacerlo.

Un día muchas personas que sabían su situación, la confrontaron cuando ella estaba haciendo una actividad que requería la certificación del curso.

Lo primero que pensé es lo fácil  que se nos hace hablar sin tener los elementos completos del contexto, la gente no le preguntó, dio por supuesto  que no tenía la capacitación para ejecutar la actividad sin considerar que ya había tomado el curso que requería.

Lo segundo que pensé fue cómo lo tomo mi amiga: se hizo responsable, no se puso a la defensiva, sino que vio la retroalimentación que le dio su entorno como una oportunidad para hacer consciencia de qué tanto confía o desconfía de ella.

Dos lecciones me llevo de su experiencia: por un lado,reconocer nuestra dificultad para confiar o merecer nos acerca a ser más capaces  de sentirnos dignos para confiar o recibir, y por otro lado, el mundo no nos agrede, nos refleja información que nos ayuda a crecer.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2020 Arturo Hernández

2 comentarios en “Si no confías en ti, cómo esperar que los demás confíen en ti”

  1. Alguna vez me dijeron “es tu responsabilidad cómo te sientes con lo que yo te digo”… no sé si aplica en este caso, por ejemplo, pero a mi me enseñó realmente a tomar las cosas de quien viene y contextualizarla en el momento que pasan.
    Si alguna vez los comentarios me han herido es porque yo lo he decidido así y, en cierta forma eso me hizo crecer y creer en mi, en lo que hago, pienso y siento.
    Gracias por compartir esta experiencia, Doc!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *