Antifrágil Nassim Nicholas Taleb

Antifragil-nassim-nicholas-taleb-psicologos-mexico-df-cdmx-colonia-del-valle-narvarte-benito-juarez

Antifrágil

Como he descrito en las últimas entradas, me ha funcionado escuchar o ver síntesis de libros, creo que es como ver el trailer de una película, me invita a vivir la experiencia.

Escuche un par de sinopsis de este libro y me llamó mucho la atención de esa palabra: “Antifrágil“.

Fuera de contexto, se me hace muy rara, pero con la propuesta del autor, me atrapa.

Cuando fui por el libro, me di cuenta de que era bastante grueso, 650 páginas en total, estaba en la sección de “Ensayo” de la librería, y tiene un lenguaje algo técnico en ocasiones…

De no haber escuchado los resúmenes, ni lo hubiera considerado. Sin embargo, superó mis expectativas.

De toda la información me apetece compartir unas ideas que se pueden aplicar en la vida diaria:

  1. El concepto de “Antifrágil“.
  2. Por qué es bueno cometer errores y cómo cometerlos.
  3. La estrategia de haltera.
  4. Cómo sacar provecho del pesimismo y la paranoia.
  5. Ten opciones.

 

  1. El concepto de “Antifrágil“.

Es una palabra incómoda. Muy. De acuerdo al autor hay tres niveles de reacción en los seres frente a la realidad: fragilidad, robustez y antifragilidad.

Lo frágil es delicado y se quiebra cuando algo lo golpea.

Lo robusto aguanta el impacto, pero no se modifica.

Lo antifrágil evoluciona a partir del estrés, la aleatoriedad y el error.

Antifragil-piscologos-terapia-df-cdmx-narvarte

El autor aclara que antifragilidad no es sinónimo de fuerte, ni de “resiliente”, lo fuerte es robusto, lo resiliente se adapta a las circunstancias y después vuelve a su forma original.

Hasta el momento , lo antifrágil sólo se aplica a lo que está vivo la piel cicatriza, nuestro cerebro se adapta, la naturaleza también lo hace, igual que la genética. Lo artificial o inorgánico, como un coche, puede ser robusto, pero carece de la capacidad de repararse y aprender de las circunstancias que se le van presentando

 

2.Por qué es bueno cometer errores y cómo cometerlos.

Yo no sabía que pequeños incendios, eliminan material inflamable de los bosques evitando incendios monumentales. Lo mismo sucede con los temblores, y con las crisis económicas.

Pequeños desastres generan descarga y capacidad de respuesta y adaptación a ellos.

La promesa de una estabilidad absoluta y permanente en política, economía y, yo agregaría, en las emociones, es irreal.

Tiene otra desventaja, si permanecemos acostados en una cama sin cambiar de postura por días, nos atrofiaremos. Requerimos estímulos (estrés) para desarrollarnos, y para mantenernos vivos y saludables. La cuestión es dosificar ese estrés. Saber cuándo estresarnos y saber cuándo descansar para recuperarnos y hacernos más fuertes.

Esta idea me dejo pensando mucho: los “malos” momentos de nuestra vida, las “malas” personas que nos han lastimado… sin que fuera su intención, nos han permitido crecer y descubrir que tenemos más recursos de los que imaginábamos

Evitar el fracaso es arriesgado, también lo es evitar la pérdida. Pero equivocarnos con consciencia y disposición en entornos controlados, nos permitirá aprender y hacernos más fuertes. Es como “fallar” en el gimnasio, la falla muscular es llegar al punto en el que no puedes más. Literalmente fallas, fracasas, te incapacitas por un rato, pero después de recuperarte, serás más resistente.

3. La estrategia de haltera:

Un haltera, es una pesa. En cada extremo tiene un soporte que brinda equilibrio al centro.

Lo interesante es que en la vida, a veces el equilibrio viene del desquilibrio.

Es muy popular la regla de Paretto, de 80% de resultados viene de 20% de esfuerzo. El autor menciona unas cifras interesantes: el 1% de los libros generan el 99% de regalías a un selecto grupo de autores, el 1% de sitios en internet captan el 99% del tráfico.

Esas son halteras. Me gustó la estrategia  de Nassim para sobrellevar la escuela, no creo que le encantara a su padre, pero se la toleró: estudiaba lo suficiente para pasar, no pretendía excelencia, pero sí buscaba tener el tiempo para hacer cosas que le gustaran.

La estrategia de haltera pretende lograr un equilibrio a la medida, que se define por el ensayo y el error en la vida de cada persona, no hay una estrategia de haltera general, cada uno de nosotros la desarrolla, a veces sin darse cuenta, dando lo mínimo en una relación o en el trabajo o en la tarjeta de crédito…

Creo que podríamos disfrutar esta estrategia si buscáramos la satisfacción y el desarrollo más que sobrevivir económica o emocionalmente.

 

4.  Cómo sacar provecho del pesimismo y la paranoia.

Aquí vale la pena contar la historia del pavo:

Había una vez un pavo que era alimentado por un carnicero, todos los días lo cuidaba y lo alimentaba bien, de tal modo el pavo comenzó a pensar que así era la realidad: todos los días hay comodidad y alimento…

Hasta que llegó la navidad.

Todos hemos tenido o vamos a tener un acontecimiento muy fuerte o varios en nuestra vida: la pérdida de un trabajo, de una mascota, de un ser querido, de la salud.

No sabemos cuándo, pero será inevitable. Esto duele, y es normal evadir, negar, postergar.  Sin embargo, me parece muy rescatable la intención del libro: volverse antifrágil supone reconocer que habrá crisis y pérdidas, pero anticiparlas con la intención de obtener un beneficio de circunstancias probables o inevitables.

Yo diría, nos conviene volvernos paranoicos prácticos: si voy a tener una pérdida, cómo me amortiguo, cómo le saco provecho. Creo que esa es una manera muy fresca de interpretar un suceso doloroso en lugar de tratar de evitarlo.

Aclaro, a lo mejor no sucede ese acontecimiento, pero si se presenta, te permitirá evolucionar, en lugar de tumbarte y obligarte a pasar un largo y penoso periodo de adaptación.

 

5. Ten opciones.

“Opcionalidad racional” , es la idea que menciona el autor. Habla de algo que se llama “redundancia”. La naturalez desarrolla “redundancia” cuando tiene opciones. Tenemos dos riñones, por ejemplo, eso es redundante. Si falla un riñón no colapsamos.

Tener ahorros es redundancia y opcionalidad, tener deuda es como no tener riñones y depender por completo de una diálisis bancaria, somos más frágiles a una crisis económica o a quedarnos sin trabajo.

A mayor número de opciones, mayor libertad. puede que el exceso de opciones nos pasmé, pero es muy pobre y, a veces arriesgado, establecerse en una posición con una sola alternativa.

 

Para concluir quiero compartir el alivio que me generó la idea de que no necesitamos saberlo todo para estar bien, sólo necesitamos saber pocas cosas que no hacer. Lo antifrágil no pretende más, sino simplificar, incluso en la idea de opcionalidad (no abarcar todas las opciones que nos impone la realidad, sino establecer nuestras opciones personales).

La próxima vez que algo te preocupe, te duela, te asuste o lo consideres injusto, pregúntate:

¿Cómo puedo crecer a partir de esto?

¿Qué puedo ganar de esto?

Esas preguntas te ayudarán a recuperar el control y dejar de ser víctima.

 

Si quieres comprar Antifrágil en Amazon, da clic aquí

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2018 Arturo Hernández

2 thoughts on “Antifrágil Nassim Nicholas Taleb”

  1. Creo que hasta este 2018 siempre había sido “robusta” (incluso físicamente), tal vez también “resiliente”… a partir de este año y después de ir trabajándolo con tu apoyo, creo que me he ido volviendo “antifrágil”…

    Me queda claro que también fue a base de romperme en pedazos más de una vez… Aprender de los …tazos, diría mi mamá…

    Gracias, Doc!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *