La utilidad del enojo

Hay una pregunta que me hacen  los  pacientes  (y yo mismo me la hago) con frecuencia:

“¿es malo enojarse?”

 

Y yo contesto: “No es malo, ni bueno, es práctico.”

 

De eso trata este post: de la utilidad del enojo…

 

Hace rato escuchaba a mi maestra.

Me decía que está en un período muy creativo de su vida, en el que aprende a ser paciente, en el que desahoga sus emociones desagradables mientras toca música o limpia o resuelve trámites.

 

Me compartía que su creatividad coincide con ciertos temas que normalmente le generarían frustración, impotencia o un sentido de injusticia.

 

Agregaba que ese contexto de conflicto que vivía le daba la oportunidad de darse cuenta de qué estaba hecha y saber si sus recursos eran genuinos y funcionales, e incluso descubrir nuevas herramientas.

 

Por lo pronto lo más notable que parecía descubrir era esa alquimia de enojo en algo diferente.

 

Al respecto, me compartió la opinión que Gandhi tenía de la furia: que no era mala, que era energía y esa energía se podía canalizar en arte, servicio, funcionalidad.

 

Así como ella tenía esa capacidad de asumir un momento no grato de su vida para interpetarlo como una oportunidad de autoconocimiento e inspiración, recuerdo que en momentos de mucho dolor, miedo o angustia también he podido encontrar combustible para tareas aburridas y empolvadas o para manejar experiencias que no creía poder manejar. Confieso que no con la misma entrega y curiosidad que mi maestra, sino por una suerte de instinto de supervivencia.

 

Para concluir insisto en un tema de otras entradas: lo que aquí mencionó respecto al enojo, no es exclusivo de él, cualquier emoción desagradable se puede utilizar de una manera similar. Hay grandes creaciones y descubrimientos que tienen su raíz en la tristeza, la angustia, el dolor.

 

Nosotros decidiremos al final si usamos esa emoción (en palabras de mi maestra: materia prima) para incapacitarnos o para evolucionar.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2018 Arturo Hernández

4 thoughts on “La utilidad del enojo”

  1. Creo que lo difícil es ocuparlo, a mi se me hace imposible usar el enojo de un tema para resolver otro, yo creo que el enojo es particularmente útil cuando viene desde el ámbito de trabajo de donde se va a usar, si veo una publicación en contra de adultos mayores en Facebook y me enojo, solo pasa eso, no hay donde desahogarse mas que protestando en la red (y eso es contraproducente, en estos tiempos o en ciertas carreras la autocensura es crítica), difícilmente puedo usar esa fuerza en otra tarea porque mi mente esta distraída, por otro lado, cuando un profesor criticó injustificadamente un trabajo documental mío, me esforcé en editarlo mejor y de forma mas cínica. No creo que el enojo se pueda guardar y ocupar en otra cosa que no sea el tema de procedencia, creo que si se contiene hasta puede convertirse en tristeza. Mi hipótesis es que la maestra usaba su enojo mediante la música, con la misma que limpiaba y hacía los trámites, creo que la música si es una forma de canalizar el enojo en otras tareas, casi como un conductor de electricidad. Supongo que debe haber teorías enteras al respecto.

    1. ¡Hola Gabriel!

      Me da gusto saber de ti y que tengas la atención de desarrollar tu pensamiento al respecto.

      El enojo puede aplicarse con más facilidad al ámbito que lo generó, concuerdo. Sin embargo, creo que sí uno hace un esfuerzo consciente por acomodar esa emoción en otra actividad o contexto en el que tiene cierta práctica o talento, se hallará una válvula de escape medianamente efectiva.

      Respecto al enojo que se vuelve tristeza, también concuerdo: la depresión es agresión dirigida a uno mismo.

      En sentido inverso también se posibilita esa emoción hay tristeza que se manifiesta en la superficie como enojo: un intento desesperado ppr ser funcional que niega una melancolía primitiva.

      ¡Espero te esté yendo muy bien Gabriel!

  2. Wow, todo esto es muy útil de saber, ahora poner manos a la obra, justo acabo de pasar por una emoción de esta índole que me genero frustración enojo y trateza pero como dices yo decido si tomarlo como materia prima y aprovecharlo o desparramar mi dolor enojo y frustración en nada y para nada. Pero lo utilizare a mi favor eso si seguro.

    Muchas gracias por todos estos post.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *